Organización busca el desarrollo de habilidades para la vida en los estudiantes de especialidades relacionadas con la industria y la vinculación territorial de las empresas.
Según las Naciones Unidas, para el 2050 la población mundial será de 9 mil millones de habitantes y ya para el 2030 será necesario contar con 37 millones de toneladas adicionales de productos del mar. Por esto se cree que la acuicultura gestionada de manera responsable representa la única forma de colmar ese déficit.
Durante los últimos 20 años, Chile se ha transformado en uno de los países más relevantes a nivel mundial para la exportación de productos del mar y, debido a esto, existe una escasez de trabajadores técnicos calificados para las distintas etapas del proceso productivo.
En este escenario, durante el 2018 ONG Canales junto a las empresas del sector que conforman el Comité Acuícola han logrado entregar a estudiantes, docentes de establecimientos de Educación Media Técnico Profesional, una nueva oportunidad de desarrollo y una mirada especializada sobre temas vinculados a la industria.
Dentro de estas actividades destacan diversos encuentros entre 15 establecimientos educacionales y 16 empresas en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, focalizadas principalmente con estudiantes de la especialidad de Acuicultura, además de otras como Construcciones Metálicas, Electricidad, Contabilidad, Electrónica, Elaboración Industrial de Alimentos, Mecánica Industrial y Agropecuaria.
Para Violeta Vuscovich, coordinadora de proyectos de ONG Canales en el área acuícola , junto con el fortalecimiento de los conocimientos técnicos, las empresas requieren trabajadores con otras habilidades. “Tanto docentes de los liceos técnicos, como el personal de las empresas que se relacionan con los estudiantes, coinciden en que las habilidades sociales o habilidades para la vida son fundamentales para el éxito de la inserción laboral y permanencia en una empresa”, explicó.
Según explica la profesional, “es prioritario que todos los actores involucrados en el proceso de formación, consideremos esta necesidad y trabajemos transversal y constantemente en apoyar el desarrollo de estas habilidades en los jóvenes”, agrega Vuscovich.
Es por esta razón, que ONG Canales plantea un nuevo enfoque en su intervención, donde las empresas sean protagonistas de la formación de los futuros técnicos que la industria acuícola necesita.
“Invitamos a las empresas a ser parte de un modelo de intervención donde se posicione el rol formativo de estas y su vinculación con la comunidad, dando como resultado la formación e integración de mejores técnicos a la empresa”, explica Eduardo Carmona, director ejecutivo de ONG Canales.
Junto con esto, según comenta Carmona, otro desafío de ONG Canales con este modelo es “trabajar con centros de mar, plantas de procesos y pisciculturas, apostando a un mejor posicionamiento de la industria, ya que cada empresa se vincula con un territorio específico y con una comunidad escolar particular” .