¿Cuáles son los objetivos de esta alianza entre la ONG Canales y la Cámara Chilena de Construcción?

El objetivo principal de esta alianza es fortalecer la Educación Técnico Profesional de nivel medio, para contribuir a mejorar la calidad y pertinencia del proceso formativo en relación a las necesidades productivas del sector económico de la construcción en las regiones del sur austral de Chile.
Todo esto con el fin de contribuir en la toma de decisiones de los estudiantes respecto a la especialidad a seguir, fomentando las especialidades técnicas ligadas a la construcción y, de esta forma, aumentar su matrícula.

Por otra parte, adecuar el currículum técnico profesional de especialidades claves para el desarrollo económico de la construcción, haciéndolas más pertinentes a la realidad actual de la industria y promover un acercamiento real entre el mundo laboral y la enseñanza media técnico profesional, contextualizando el aprendizaje a la realidad actual y motivando a los alumnos.

¿Cómo evalúas el trabajo colaborativo entre ambas instituciones?

El trabajo colaborativo ha permitido construir las bases para profundizar la relación entre las especialidades de construcción de los liceos y la industria, permitiendo disminuir la brecha entre estos dos mundos y, a su vez, generando un vínculo permanente.

Esta alianza responde a una necesidad de encuentro real entre los establecimientos educacionales y la empresa. Pretendemos fortalecer el proceso de conexión Liceo – Empresa, que le hace sentido tanto a la industria como a los establecimientos, ya que permite el fortalecimiento de la educación TP en el área de construcción y apuesta a un desarrollo a largo plazo de los trabajadores de la industria. A través de las acciones vinculadas a este convenio, buscamos concentrar la mirada en la formación de especialistas de la construcción.

El logro de este vínculo es la constitución de una red en la zona sur austral con 20 liceos, más de 1400 alumnos beneficiados y 80 empresas, que permite unificar el mundo de la educación y de la industria, generando confianzas entre ambas instituciones y creando distintos modelos de trabajo al vincularse y establecer metas comunes, permitiendo intencional un efectivo proceso de trasformación sociocultural.

¿Cuál es el aporte de ONG Canales a la sociedad local?

ONG Canales nace en 2012 con el objetivo de ser un espacio de encuentro entre los jóvenes que optan por la Educación Media Técnico Profesional, los sectores productivos, instituciones de educación superior y diversos actores públicos y privados del sur austral de Chile.

En estos años de trabajo comunitario y mancomunado, ONG Canales ha creado un modelo de trabajo virtuoso con más de 60 establecimientos técnico profesionales, distribuidos en las regiones de Los Ríos, Los Lagos, Aysén y Magallanes, a través de distintos programas que buscan fortalecer el vínculo y pertinencia de estos establecimientos con los sectores productivos y la educación superior, junto con fomentar el aprendizaje de habilidades para la vida en los estudiantes.

¿Cuáles son los desafíos de ONG Canales para el próximo año?

Uno de los grandes objetivos que tenemos como organización y creemos también que es uno de los grandes desafíos como país en materia de Educación TP, es articular una intervención donde los sectores productivos y las empresas tengan un rol más protagónico. Más allá de lo colaborativo.

Nos hemos planteamos nuevas estrategias de fidelización y de acompañamiento, junto con la disposición de gestionar proyectos que respondan a las necesidades de las industrias y de los sectores productivos.

También buscamos implementar un modelo de trabajo que nos permita conectarnos de mejor manera con las empresas y llevar una formación más ligada al terreno con los colegios con los que trabajamos.

Como acciones concretas debemos fortalecer la educación en alternancia y/o dual, fortalecer la articulación entre la EMTP y la educación superior, implementar de mayor manera el curso “Maestro Guía” para entregar más herramientas para la enseñanza y formación de aprendices a trabajadores dentro de las empresas. Algunas experiencias internacionales nos sirven como ejemplo para asegurar que instancias pedagógicas, tanto en el aula y como en las empresas, contribuyen notablemente en la formación de los estudiantes; al brindarles habilidades para la vida, favoreciendo la empleabilidad y pertinencia técnica en el sector.

Como país debemos transmitirles a las empresas lo indispensable que son en la Educación Técnico Profesional y, de esta manera, contribuir en un desarrollo equitativo y con menos desigualdad social.

El trabajo con la CCHC refleja de una excelente manera lo que buscamos como ONG, ya que vemos en el gremio el esfuerzo que realiza sus empresas y socios por tener un papel protagónico en el desarrollo de los nuevos técnicos de la construcción en el sur austral de Chile.