Habilidades que faciliten la adaptación al cambio y la disposición al aprendizaje permanente, parecen relevantes en la inserción laboral de los jóvenes que ingresan de la Educación Media Técnico Profesional (EMTP).

En este sentido, la escuela debe tener un rol de facilitador en el desarrollo de habilidades que permita a los estudiantes contar con herramientas para enfrentar una trayectoria laboral de manera exitosa.

No obstante, la escuela no está sola en este trabajo, sino también es responsabilidad de la familia y de los sectores productivos. En este panorama, nuestro desafío como ONG Canales es articular el encuentro entre estos múltiples actores, para generar un escenario de formación de especialistas en base a las oportunidades laborales que los sectores ofrecen.

Esta es la razón de nuestro modelo de trabajo, que permite a los distintos actores del sistema relacionarse y trabajar juntos para mejorar el proceso educativo de los estudiantes.

Mientras más se involucren los sectores productivos, convirtiéndose en facilitadores de conocimientos, de espacios formativos en terreno y manteniendo una comunicación permanente con los establecimientos educacionales, mayores son las posibilidades de contribuir en la formación de jóvenes con alto desarrollo de habilidades y competencias técnicas.