Uno de los principales inconvenientes futuros que observa Mario Miníño, jefe de proyecto de Enaco, es la falta de mano de obra calificada. Y está convencido de que la enseñanza dual es la mejor vía. La empresa lleva varios años trabajando con estudiantes duales; actualmente hay dos de la especialidad edificación del Liceo Piedra Azul, de Puerto Montt ¿Cómo ha sido la experiencia con estudiantes de modalidad dual en su empresa? “Nosotros llevamos muchos años con sistema dual, y lo que hemos detectado es que falta convencimiento de que existe una alternativa viable en esta carrera. Eso lleva a que haya jóvenes con comportamientos irregulares; en estos años hemos tenido algunos muy comprometidos, responsables, con muchas ganas de aprender, y otros que no muestran mucho interés”. ¿Cree usted que la modalidad dual es conveniente para las empresas, liceos y estudiantes? “Absolutamente, es un camino viable, necesario, creo que es de los pocos caminos que queda para resolver la falta de mano de obra calificada en la construcción. Hoy la realidad en cualquier empresa del área de la construcción es la dificultad de la contratación de mano de obra, de la calidad y profesionalismo de esa mano de obra. La construcción va a necesitar siempre mano de obra calificada; por lo tanto veo la necesidad de hacer algo. A nivel país es difícil resolver el problema, por lo tanto una de las pocas alternativa que queda es que las empresas comencemos a hacerlo y una de ellas es el sistema dual. Es un sistema que nos permite ir a la base del problema y resolverlo. Hemos convencido a las nuevas generaciones de que las alternativas de futuro están en institutos o universidades, y yo creo que no es así. La construcción es un área que se ha dignificado bastante, hay mejores instalaciones, mejores condiciones, mejores sueldos, por lo que la carrera del maestro de la construcción se ha dignificado mucho, y eso los jóvenes no lo saben, no lo entienden y optan por carreras que los llevan al endeudamiento y a no obtener buenas remuneraciones. La construcción sí es capaz de otorgar una buena calidad de vida a los jóvenes".